secretoiberico.es.

secretoiberico.es.

Todo lo que necesitas saber sobre la pluma ibérica

Todo lo que necesitas saber sobre la pluma ibérica

Introducción:

La pluma ibérica es una de las partes más sabrosas y preciadas del cerdo ibérico. Aunque no es tan conocida como el jamón o el lomo, los amantes de la carne saben que la pluma es un corte de alta calidad que se derrite en la boca. En este artículo vamos a recopilar todo lo que necesitas saber sobre la pluma ibérica para que puedas disfrutar de ella de la manera correcta.

¿Qué es la pluma ibérica?

La pluma ibérica es un corte de carne que proviene de la parte superior del lomo del cerdo ibérico. Se trata de una parte jugosa y tierna, rica en matices y con un sabor espectacular. Se diferencia de otros cortes por su textura suave y su veteado, que le aporta una jugosidad especial.

Cómo elegir la mejor pluma ibérica

A la hora de elegir la mejor pluma ibérica, es importante fijarse en algunos detalles. En primer lugar, debe tener una capa de grasa blanca y brillante que indica la calidad del cerdo. Además, la carne debe tener un color rojo oscuro, uniforme y brillante. Por último, debemos fijarnos en la simetría de la pieza, que debe tener una forma alargada y ovalada.

Cómo cocinar la pluma ibérica

La pluma ibérica se puede cocinar de diversas formas, pero lo importante es no dañar su sabor y textura. Una de las formas más sencillas y deliciosas de prepararla es a la plancha. Para ello, se recomienda dejar la carne a temperatura ambiente unos minutos antes de cocinarla y luego salpimentarla al gusto. Cuando la plancha esté caliente, deberemos colocar la pluma sobre ella y cocinarla unos 5 minutos por cada lado. También se puede cocinar a la parrilla, lo que le aporta un sabor ahumado y una textura crujiente deliciosa. Otra forma de cocinar la pluma es al horno, aunque en este caso deberemos dejarla menos tiempo que otros cortes de carne para que no se seque.

Cómo conservar la pluma ibérica

La pluma ibérica es un producto fresco que no se puede conservar durante mucho tiempo. Se recomienda consumirla lo antes posible después de su compra, aunque se puede conservar en el frigorífico envuelta en papel film durante unos 3 o 4 días. También se puede congelar, aunque es importante que la pieza esté bien envuelta y que la temperatura del congelador sea adecuada.

Conclusión

La pluma ibérica es una deliciosa joya gastronómica que merece ser descubierta. Saber elegirla, cocinarla y conservarla correctamente es fundamental para poder disfrutar de todo su sabor y textura. ¡Anímate a probar la pluma ibérica y descubre su maravilloso sabor!